Tratamiento del Dolor Pospartoguia nov16

El dolor y la fatiga son los síntomas más comunes referidos por las mujeres en el período de posparto temprano. Debido a que el dolor puede interferir con la capacidad de la mujer de cuidarse a sí misma y al bebé, además de estar asociado con un mayor riesgo del uso de opioides, depresión posparto y desarrollo de dolor persistente; es fundamental realizar un manejo óptimo de este molesto síntoma, empleando estrategias farmacológicas y no farmacológicas disponibles y buscando evitar la ocurrencia de eventos adversos asociados al uso de analgésicos.

A continuación revisaremos las recomendaciones más recientes sobre el manejo del dolor posparto, presentadas por el American College of Obstetricians and Gynecologists y por el Royal College of Obstetricians and Gynecologists.

Tratamiento:

El tratamiento inadecuado del dolor posparto tiene serias implicaciones clínicas, puede interferir con la capacidad de la mujer de cuidarse a sí misma y al bebé, contribuyendo a la aparición de depresión posparto y agotamiento mental, también puede conllevar a una menor movilidad aumentado así el riesgo de tromboembolismo venoso. Además, estas mujeres son más propensas a la respiración superficial aumentando el riesgo de padecer de infecciones respiratorias como  neumonía. Por lo tanto, la analgesia posparto dirigida y de óptima calidad es vital para este tipo de pacientes.

Dentro del manejo integral del dolor las estrategias no farmacológicas son fundamentales y las dos guías realizan énfasis en la importancia de ofrecer estas opciones terapéuticas a la mujer siempre que sea posible. Dentro de estas herramientas terapéuticas se encuentran el uso de compresas frías y calientes, además de enseñar sobre posiciones cómodas para sentarse y acostarse.

Es claro que las terapias farmacológicas y no farmacológicas son componentes importantes del tratamiento del dolor posparto y debido a que el 81% de las mujeres en los Estados Unidos inician la lactancia durante este período, es fundamental considerar los efectos y riesgos farmacológicos de todos los medicamentos indicados en el binomio madre-hijo, de acuerdo con el American College of Obstetricians and Gynecologists 2018.

Por otro lado, el Royal College of Obstetricians and Gynecologists menciona en su guía que la analgesia posparto no debe basarse en sí una mujer se encuentra o no amamantando y recomienda establecer políticas claras sobre qué medicamentos usar según sea el caso para todas las unidades de partos, con el fin de evitar confusiones entre los médicos que formulan el tratamiento analgésico y posibles eventos adversos.

Recomendaciones principales: 

American College of Obstetricians and Gynecologists

Royal College of Obstetricians and Gynecologists

Ofrecer medidas no farmacológicas

Tratamiento farmacológico multimodal

ü  El uso de ibuprofeno es preferido como el agente de primera línea para el dolor posparto debido a su efectividad superior en el tratamiento del dolor sobre el acetaminofén, sobre todo en las horas posteriores al parto.

ü  El acetaminofén debe ser considerado el medicamento de elección en las mujeres que se encuentran lactando.

ü  La combinación de acetaminofén con adición de AINEs debe ser el pilar analgésico en todas las mujeres (a menos que existan claras contraindicaciones).

ü  El ibuprofeno se considera seguro para el lactante, ya que solo pequeñas cantidades parecen excretarse por la lactancia después de la ingestión materna.

ü  Dolor por cesárea: Los analgésicos orales y parenterales incluyendo el Acetaminofén, los AINES y los Opioides de manera individual o combinada se encuentran indicados.

ü  Los opioides orales u parenterales deben reservarse para tratar el dolor irruptivo, cuando la analgesia de la combinación de opioides neuroaxiales y adyuvantes no opiáceos, resulta inadecuada.

ü  Si las mujeres experimentan un dolor más intenso y necesitan analgesia adicional, deben usarse analgésicos opioides.

ü  En general, las mujeres que han tenido una cesárea tienen más probabilidades de experimentar dolor intenso durante más tiempo comparado con el parto vaginal.

ü  Las mujeres que han tenido un parto con fórceps pueden necesitar analgesia adicional.

ü  Se recomienda administrar la dosis efectiva más baja, durante el período más corto.

ü  El uso regular de cualquier opioide durante más de 3 días debe realizarse bajo una estrecha supervisión médica.

Codeína:

Si un medicamento que contiene codeína es la opción seleccionada para el manejo del dolor posparto, los riesgos y beneficios de la medicación, incluida la educación del paciente con respecto a los signos de toxicidad del recién nacido, deben revisarse con la familia. Igualmente se debe advertir sobre el riesgo de depresión del sistema nervioso central en la mujer y el bebé amamantado.

 

Conclusiones: 

  • Finalmente, podemos concluir que el dolor y su tratamiento inadecuado generan múltiples complicaciones para las mujeres en el período posparto, por lo tanto un enfoque multimodal, escalonado de manera gradual y donde se destaca el papel de los medicamentos analgésicos no opioides como tratamiento de primera línea es el ideal, debido a su seguridad y eficacia tanto en los partos vaginales como en los partos por cesárea.
  • De igual forma es importante resaltar que la analgesia con medicamentos opioides es un complemento para las pacientes con dolor no controlado, a pesar de una terapia adecuada de primera línea.

Referencias:

  1. Postpartum pain management. ACOG Committee Opinion No. 742. American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstet Gynecol 2018:132. DOI: 10.1097/AOG.0000000000002683. Epub 2018 May 18.
  2. Bisson DL, Newell SD, Laxton C, on behalf of the Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. Antenatal and Postnatal Analgesia. Scientific Impact Paper No. 59. BJOG 2018; https://doi.org/10.1111/ 1471-0528.15510.

[+] Descargar artículo completo en PDF 1

[+] Descargar artículo completo en PDF 2

BCMath lib not installed. RSA encryption unavailable