Hiperémesis Gravídica y Náuseas en el Embarazo

Guía de práctica clínica sobre la “Hiperémesis Gravídica y las Náuseas durante el Embarazo”, publicada por el Institute of Obstetricians and Gynaecologists, Royal College of Physicians of Ireland, en 2015.

La hiperémesis gravídica es una condición que se manifiesta principalmente entre la semana 4 y 7 de gestación, teniendo un pico de severidad en la semana 11. La mayoría de los casos se autoresuelven antes de la semana 20 de gestación. Es una entidad que puede causar complicaciones fetales y maternas y es por esto que debe ser diagnosticada y tratada oportunamente. Esta guía fue desarrollada para ayudar al manejo multidisciplinario y de buena calidad en mujeres con hiperémesis gravídica.

Recomendaciones:

  • La hiperémesis gravídica (HG), una forma severa de náuseas y vómito persistente durante el embarazo, debe ser diagnosticada y tratada apropiadamente para reducir morbilidades y mortalidades asociadas.
  • La severidad de la condición debe ser evaluada utilizando la escala PUQE (Pregnancy Unique Quantification of Emesis and Nausea) modificada de 24 horas. (Revise la escala más adelante)
  • El diagnóstico de la HG es de exclusión. Las mujeres que experimentan náuseas y vómito por la primera vez luego de la semana 10 de gestación, es más probable que tengan otro diagnóstico de náusea/vómito durante el embarazo.
  • Debe documentarse un plan claro y conciso para el tratamiento de esta entidad.
  • El tratamiento incluye la corrección de hipovolemia, de alteraciones electrolíticas y cetosis, así como la provisión de suplementos vitamínicos, antieméticos y tromboprofilaxis.
  • Se recomienda la valoración por nutrición.
  • Se debe brindar apoyo psicológico a las mujeres con HG, haciendo énfasis en que la condición es autolimitada.

Complicaciones Maternas

  • Deshidratación
  • Aumento del riesgo de cetoacidosis diabética en pacientes con diabetes tipo 1
  • Aumento del riesgo de tromboembolismo gracias a la inmovilización
  • Alteraciones electrolíticas como hipocalemia e hiponatremia
  • Desnutrición proteico-calórica
  • Deficiencias de vitaminas y minerales junto con sus consecuencias, como la deficiencia de tiamina que puede causar encefalopatía de Wernicke, trastornos neurológicos asociados con confusión aguda mental, pérdida de la memoria a corto plazo, ataxia, alteraciones oculares como nistagmo y neuropatía periférica.
  • Deficiencia de folato, lo que conlleva a deficiencia de hierro
  • Disfunción tiroidea como pseudo-tirotoxicosis
  • Disfunción renal reversible
  • Disfunción hepática acompañada de hiperémesis, elevación de transaminasas, albúmina disminuida y bilirrubina elevada; debido a la desnutrición y cambios catabólicos
  • Esofagitis ulcerativa
  • Morbilidad psicológica como trastorno de estrés post-traumático

Complicaciones Fetales

  • Muerte fetal como consecuencia de la encefalopatía de Wernicke materna
  • Restricción del crecimiento intrauterino (RCIU) o bajo peso para la edad gestacional
  • La desnutrición en el embarazo temprano durante los primeros meses aumenta el riesgo de enfermedades crónicas en la vida adulta

Manejo

  • Corregir la deshidratación y el desequilibrio electrolítico
  • La administración endovenosa de Pabrinex (solución a base de vitamina C y vitaminas del complejo B) como profilaxis contra la encefalopatía de Wernicke
  • Proporcionar alivio sintomático
  • Proporcionar apoyo psicológico

 

Escala PUQE (Pregnancy Unique Quantification of Emesis and Nausea) modificada de 24 horas

img01 act jul16

 

img02 act jul16

 

[+] Descargar artículo completo en PDF