Ultrasonido para la infección por Zika durante el embarazo

Guía de práctica clínica sobre el “Ultrasonido para la Infección del Virus del Zika durante el Embarazo”, publicada por la Sociedad Internacional de Ultrasonido en Obstetricia y Ginecología (ISUOG), en Marzo de 2016.

En respuesta a las preocupaciones de la OMS y de otras entidades internacionales, la ISUOG publicó la siguiente guía para brindar información sobre el ultrasonido para la infección del virus del Zika durante el embarazo. Esta guía puede ayudar en la consejería a las mujeres embarazadas así como a mejorar el entendimiento que se tiene sobre la fisiopatología de la infección en el embarazo. Es importante tener en cuenta las otras recomendaciones brindadas por las guías de organizaciones como la OMS, CDC, PAHO, ECDC, y salud pública de Inglaterra, debido a que ésta guía no pretende reemplazar guías publicadas anteriormente sobre la evaluación y el manejo de la infección en mujeres embarazadas.

Información y Recomendaciones

Diagnóstico:

  • Se deben seguir las guías nacionales para la evaluación y se debe solicitar la opinión experta de laboratorios de referencia.
  • La evaluación del Zika es posible por medio de la PCR de transcripción reversa (RT-PCR) del suero de la madre o a través de la detección de anticuerpos Ig M específicos para Zika, teniendo en cuenta que éste último solo es útil en detectar el virus durante o inmediatamente después de la infección aguda. Así mismo, la evaluación de Ig M puede dar altos falsos positivos teniendo en cuenta que tiene reactividad cruzada con otros Flavivirus y algunas inmunizaciones; sin embargo, si es negativo, descarta la infección por Zika. Se requiere la interpretación de ambos resultados por un experto para determinar si se tiene o no la infección.

Algoritmo de Manejo Recomendado

  • Se debe realizar ultrasonido (US) a toda mujer embaraza con exposición y síntomas de Zika, serología positiva para Flavivirus o infección diagnosticada, o si hubo exposición y/o síntomas pero no hay resultados de serología positivos.
  • Durante el US se debe determinar correctamente la edad gestacional para tener un punto de partida para graficar el crecimiento fetal, sobretodo de la circunferencia de la cabeza.
  • Se debe tener un US inicial que sirva como referencia el cual debe incluir:
    • Para <14 semanas: Mediciones de la circunferencia de la cabeza, diámetro biparietal, longitud cefalo-caudal, y evaluación de la anatomía fetal. 
    • Para ≥14 semanas: Biometría fetal (mediciones de la circunferencia de la cabeza, diámetro biparietal, circunferencia abdominal, longitud femoral); evaluación de la anatomía fetal; medición de los ventrículos laterales y diámetro transcerebelar;  evaluación intracerebral de hallazgos asociados con infecciones congénitas incluyendo la presencia de calcificaciones, ecogenicidades peri o intraventriculares, e irregularidades en la forma de los ventrículos laterales.
  • Se recomienda realizar US cada 4-6 semanas.
  • Si el US muestra un perímetro cefálico 2 desviaciones estándar menor de lo esperado para la edad gestacional, o si hay anormalidades en el cerebro fetal, se debe remitir a un centro especializado para realizar una evaluación más detallada, incluyendo neurosonografía.
  • Siempre se debe tener en cuenta que los hallazgos pueden ser compatibles con otras infecciones congénitas.
  • En casos en los que en el seguimiento haya una mayor disminución del crecimiento del perímetro cefálico, hasta -3 DS, o en aquellos con anormalidades cerebrales coexistentes, la evaluación adicional debe incluir:
    • Amniocentesis para RT-PCR del Zika, teniendo en cuenta ventajas y desventajas del procedimiento.
    • Considerar realizar una resonancia magnética del cerebro fetal.
  • De acuerdo a las leyes locales, se puede discutir el fin del embarazo, teniendo en cuenta la severidad de los hallazgos.
  • Cuando hay un hallazgo de laboratorio confirmatorio positivo de infección materna o fetal de Zika:
    • Se debe considerar la evaluación histopatológica de la placenta y realizar un test de Zika para la placenta y la sangre del cordón umbilical.
    • Los bebés deben tener un seguimiento en su infancia para evaluar posibles signos de efectos adversos por la infección congénita del virus.

 

[+] Descargar artículo completo en PDF